Alfonso Paradelo

Pintura_Paradelo_completo

“UN POCO DE BELLEZA”

Por A. Paradelo, en Sala Rúas, agosto 21

Lo que yo pretendo al pintar es llegar a aquello que decía V. Gogh: que “se pinta como se dibuja”. No sé si se refería exactamente a lo que yo pienso o siento, pero si no es así, me valdrían sus palabras. Me explicaré más: me refiero a conseguir en el acto físico de pintar, las mismas sensaciones que al dibujar: esa especie de fluidez, de frenesí, de arrebato, de entusiasmo físico, emocional y sensorial que me suele suceder cuando dibujo. Una especie de flujo continuo y circular entre mente, ojo, mano y soporte físico. Me parece que es mucho más difícil en la pintura, porque ésta tiene otros medios y otras dimensiones más complejas, necesita más disciplina, más disposición, más entrenamiento, dicho en términos deportivos, más tiempo; pero cuando se consigue, el resultado es mucho más intenso y mucho más placentero. Ahí es cuando sale el estilo propio, que por cierto, cada vez estoy más convencido de que es inútil buscarlo, es decir: que se tiene, o no se tiene, bueno o malo. Sería mejor decir que no tenemos estilo, sino que el estilo nos posee. Ahí es cuando se llega al convencimiento de haber conseguido algo, algo íntimo, algo personal, algo modestamente único.

En cuanto a los motivos, verán ustedes que son muy clásicos, muy cotidianos y nada o muy poco narrativos. Ahí está la belleza, tanto en la realidad como en el intento de representarla, en el intento humano y primario de atraparla, sea en una tela, en un papel, en un trozo de madera o piedra, o en la pared de una cueva. Espero haber conseguido algo de eso: un poco de belleza.

A. Paradelo, julio 21.