PROYECTO CLAROR

 

claror_a3

La Sala Rúas acogerá desde el 14 de Agosto “Del claror y otros destellos”, muestra fotográfica del Proyecto Claror,  una iniciativa artística formada por los extremeños  José Calderón y Fernando Clemente.

Este así llamado Proyecto Claror nace con unas señas de identidad que le son propias, y en este caso, se revela en una serie de 49 fotografías conceptuales en blanco y negro. Obra que puede contemplarse en tres frentes distintos: la exposición, el libro-catálogo y la página web (www.claror.es).

El nombre del proyecto Claror, y su hijo primogénito “Del claror y otros destellos”, quiere bucear en una palabra sugerente, en desuso en la lengua castellana común, algo rescatada en el lenguaje poético, como es claror, es decir, claridad o resplandor. “Hemos querido que estas fotos sean bautizadas con un nombre alto, sonoro y significativo (como diría Cervantes) para dar a la luz, a la claridad, cosas que están en la sombra, relegadas a un segundo plano. Y nosotros les proporcionamos una segunda oportunidad.“, afirman los artistas.

La temática de las fotos es abierta a lo que acontece en el devenir cotidiano. Nos hemos dado cuenta de que los objetos que nos rodean pueden albergar en su vientre algo más que propiedades intrínsecas como objetos meramente útiles en sus quehaceres cotidianos, y que sirven no solo para lo que en un principio han sido creados, sino que, poblándolos de otros objetos cuya distancia a veces resulta lejana, pueden acercarse y encerrar nuevas significados que nunca antes siquiera se habrían podido imaginar. Así nos servimos de objetos de cada día, como un collar, una cerradura, unos anillos, una copa de vino, un zapato, unas velas, unos libros, unas hojas de afeitar, una corbata, una cama o un jamón; pero realizamos determinadas manipulaciones y les insuflamos de una vida y de una proyección plurisignificativa de que antes carecían.

Los temas son los que como seres humanos nos pueden preocupar a todos, a saber, las relaciones humanas, las instituciones sociales que nos representan, el amor, el erotismo, el consumismo voraz que nos ahoga, el paso del tiempo inexorable, el sexo, la religión, la educación o la política.

La muestra permanecerá expuesta del 14 de Agosto al 8 de Septiembre en la Sala Rúas. La inauguración tendrá lugar el miércoles 14 a las 21 horas, con sorpresas para los asistentes.

 

ESPEJOS PARA CIEGOS

Le pregunte lo que entendía por espejo.

“Una maquina, me contestó, que pone en relieve las cosas…”.

Denis Diderot: Carta sobre los ciegos.

Cada una de las fotografías de CLAROR es fruto de un complejo trabajo de laboratorio. No estoy hablando de las cuevas oscuras en las que los fotógrafos de otros tiempos se encerraban como brujos para traer al presente las imágenes de un pasado milagrosamente fosilizado en papel o placa de vidrio, sino de este laboratorio visual y experimental que todos deberíamos llevar en el cerebro si supiéramos observar la realidad con ojos nuevos, es decir, con ojos que han sabido mantenerse inmunes ante el tremendo desgaste visual que conlleva nuestra adicción cotidiana a los modernos canales audiovisuales. Demasiadas imágenes agotan la atención pero, más que todo, es con su flauta de encantador de serpientes como el actual sistema social y político logra adormecer el sentido crítico del ciudadano medio, cuyo primer deber es dejarse llevar por su tremenda ansia consumista.

La rapidez con la que sacamos sentido a estas imágenes cuando las observamos resulta ser un buen medidor de nuestra capacidad analítica de la realidad, como ocurre con los cuadros de Larrondo cuyo arte consiste en dejar flotar la mirada del espectador en unos peligrosos segundos de incertidumbre, antes de llenarla de placer con la súbita comprensión del mensaje que se propuso transmitirle su autor, es decir, con el claror que ilumina su mente. Obviamente el carácter esencialmente conceptual de este trabajo no nos impide valorarlo también por sus componentes estéticos, pero estos están  lejos de tener la importancia que le da Chema Madoz en sus fotografías, cuyos criterios cumplen más con la exigencia estética de la poesía visual. En este libro, más que poesía, encontramos panfletos que golpean la mente como puños.

Si estas imágenes impactan en nuestra mente con la fuerza de los puños es porque no se han dejado contaminar por la corriente laxa y parlanchina del manierismo posmoderno que se extiende como mancha de aceite por el suelo fangoso del todo vale. Su fuerza viene de su modo de actuación directa y transgresora, muy propio del dadaísmo del que ha heredado también su gusto por la provocación. Su herramienta principal es el collage de conceptos basado esencialmente en el trasvase semántico entre dos entidades, cuyas formas parecidas invitan a dialogar mediante la construcción de figuras retóricas que combinan metáfora y metonimia. El resultado nunca falla: una vez desplazada su estética a un segundo orden, ya puede su mensaje dispararse sin trabas con contenidos de lo más absurdos, irónicos, satíricos y sarcásticos, como cuando vemos la detumescencia de una verga en la curva de un cirio de iglesia ablandado por su propio calor, o a un patético Tejero cubierto por el sombrero escurridor de una humilde fregona.

Michel Hubert Lépicouché

(Miembro de la sección francesa de A.I.C.A.)

Villafranca, septiembre de 2011

La exposicion

EL 14 DE AGOSTO AL 8 DE SEPTIEMBRE

INAUGURACIÓN:
14 DE AGOSTO
21 H.

HORARIO:
Viernes de 19:30 a 22h..
Sábado de 12:30 a 15h y de 19:30 a 22h.
Domingos de 12:30 a 15h.